El street style de París ha coincidido en que un look que no esperábamos se presente como una alternativa fácil para las que no quieren ser esclavas de su flequillo.

La combinación perfecta

Ser rubia es muy esclavo y llevar flequillo también, esto es algo que todos sabemos, ya que ambas opciones capilares requieren un gran mantenimiento por nuestra parte, con constantes visitas a la peluquería si no queremos que rápidamente se nos vaya la situación de las manos.

 

Dentro de las dos categorías, existen alternativas más y menos entregadas. Este es el caso de los flequillos, que es lo que nos ocupa en este caso, tenemos como versión relativamente más fácil el de las francesas, abierto y desfilado, que permite un crecimiento que requiere menos control por nuestra parte.

 

En el lado contrario, tenemos los flequillos rectos, cuyo cuidado es más complicado justo por la necesidad constante de recortarlo -perfectamente alineado- cada poco tiempo, de manera que no se convierta en un absoluto estorbo. Pero, ¿y si el street style nos ha dado la pista definitiva para llevar este tipo de look sin morir en el intento?

 

El flequillo Street style

Ha sido en las calles de París, durante la última semana de la moda, donde han sido observadas a varias de las chicas que nos inspiran con esta variación del clásico flequillo recto. La clave está en mantener un corte eminentemente lineal, pero con ciertas desigualdades estratégicamente realizadas.

 

Se puede jugar con un mismo largo de flequillo y abriendo ciertas zonas para conjugar este formato con el de las francesas, como hace la prescriptora María Bernad; o dejar algunos mechones un poco más largos -aunque también con un corte recto-, para crear ese efecto más asimétrico y escalonado.

 

El secreto está en crear un flequillo con una estructura ordenada y recta, pero aportando un punto desigual, que será esencial para conseguir un fácil mantenimiento a lo largo del tiempo. Y es que es precisamente esa ligera asimetría la que permite dejar que el cabello crezca un poco más sin necesidad de retocarlo, puesto que no necesitaremos que esté en todo momento perfectamente lineal.

 

Como último punto a favor de esta tendencia, debemos señalar que este look ofrece una posibilidad de autocortarse el pelo bastante sencilla, aunque también es justo y necesario recordar que este es uno de los errores de belleza que más mujeres admiten haber cometido, con un dramático resultado. Por lo tanto, el tijeretazo propio sólo es recomendable cuando ya tenemos un poco de maestría en este arte, sino, siempre es mejor dejárselo a los profesionales.

 

Así que ya sabes, no todos los cortes tienen que ser simétricos, a veces debemos dejarnos llevar por esa libertad que tanto nos gusta sentir, libera tu pelo y recuerda que Dispel te da las herramientas para poder hacerlo.